REFLEXIONANDO: RELACIÓN PESO Y DOLOR

postimásd

Verás, es que me han dicho que para recuperarme de mi lumbago tengo que perder peso…

Bueno, quien dice lumbago puede decir también dolor en la rodilla, tobillos, etc… simplemente lo vamos a poner como ejemplo.

Esta cuestión la he escuchado más de dos veces en la consulta, pero… ¿es cierta?

Pues voy a tener que dar una respuesta ambigua, sí y no.

Sí es cierta porque un sobrepeso supone más esfuerzo al cuerpo para moverse y mayor sufrimiento en las articulaciones, con lo cual, si existe un sitio X en el cuerpo, normalmente situado de tronco para abajo, que esté lesionado (inflamado, desgastado,…) ese sobrepeso va a actuar de manera negativa en su recuperación.

Y no, no es cierta, porque el dolor no se puede asociar al sobrepeso (solamente).

Vamos a poner dos supuestos:

  • Primer supuesto: luchador de sumo… persona de elevado peso al que le debería doler algo.
  • Segundo supuesto: jovencit@ de 47 kilos “monísim@ de la muerte” donde se supone que al no tener sobrepeso no tendría dolor.

Estas dos afirmaciones no se pueden dar como buenas.

En el primer caso estamos planteando una persona deportista, sí, con sobrepeso, pero que entrena a diario y podría asegurar que no debería tener dolor (sin contar dolores de su práctica deportiva, aunque ese es otro tema).

En el segundo podría existir o no dolor, dependiendo del ritmo de vida que llevara, si practica o no ejercicio a lo largo de la semana, ya que aunque pese poco, si es una persona sedentaria va a ser más común la aparición de dolores varios que en una persona de la misma fisionomía pero que suela practicar deporte de manera regular.

Si nos damos cuenta podemos deducir que antes va a aparecer dolor por el sobrepeso, la causa principal de esos dolores podría estar más asociada a la falta de ejercicio que por tener sobrepeso, aunque todos sabemos que normalmente una persona que realice ejercicio regular y más o menos coma bien, no va a tener sobrepeso.

 ¿Entonces no tengo que perder peso para recuperarme?

Yo no he dicho eso, yo os animo a practicar ejercicio de manera regular, quizás 2 ó 3 veces a la semana, sin pasarse y, si le dais tiempo al cuerpo, lleváis una alimentación sana os aseguro que el sobrepeso no será un problema para que os podáis recuperar mejor de la lesión.

Espero que os haya servido de algo mi reflexión.

David Hernández Guillén

Fisioterpeuta y Osteópata.

Prof. Asociado EU Fisioterapia de Valencia.