DEPRESIÓN POSTPARTO

¿Depresión postparto o baby blues?

Todos conocemos a alguna mujer que después de haber dado a luz ha empezado a sufrir alteraciones que nos hacen pensar en una depresión. Y si, puede estar sufriendo una depresión postparto que suele aparecer dentro de los tres primeros meses pero también se puede presentar hasta un año después.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas mujeres sufren de melancolía, tristeza, temor, cambios en el estado de ánimo, pueden llorar de repente, sentirse temerosas ante el cuidado del bebé y su capacidad de ser buena madre.

Actualmente a esta sintomatología que aparece en las primeras semanas después del parto se la denomina “baby blues” y afecta a un 80% de las madres siendo totalmente normales, leves y de corta duración, más o menos 2 semanas, remitiendo poco a poco

Si estos síntomas se alargan en el tiempo y son más graves llegando incluso a perder el interés por el bebé y su cuidado, abandono de tareas domésticas o de relaciones sociales,  es cuando hay que buscar ayuda profesional pues ya estamos hablando de Depresión Postparto que afecta al 15% de las madres. En unos pocos casos, muy pocos,  aparecen alucinaciones o deseos de autolesionarse o lesionar al bebé, es necesario, entonces, un tratamiento de urgencia.

¿Cuáles son las causas de este tipo de depresión?

Bueno, desgraciadamente las causas no están claras pero lo que es posible que los cambios hormonales que ocurren durante y después del embarazo influyan en su aparición y desarrollo afectando al estado anímico de la madre.

Pero también afectan otros cambios que se suceden tras el parto como son los cambios físicos, cambios en la vida cotidiana, en las relaciones sociales, en las relaciones laborales, en la libertad personal para actividades que antes del embarazo se realizaban, cambios en los ritmos de sueño-vigilia con el consiguiente agotamiento por falta de sueño, preocupaciones de tipo psicológico  como  temor a no ser buena madre, temor a fallar. sentimientos de incapacidad para cuidar al bebé…

¿Hay mujeres que tengan tendencia a sufrir este tipo de trastorno?

En general cualquier mujer puede sufrirla pero existen acontecimientos que pueden aumentar las probabilidades de sufrirla como un parto complicado, el padecimiento de un hecho traumático durante el embarazo como el fallecimiento de un ser querido, dificultades económicas, relaciones laborales o familiares complicadas, episodios de enfermedad mental o alteraciones depresivas anteriores, consumo de sustancias o embarazo no deseado o no planificado.

¿Cómo se puede solucionar?

La terapia cognitiva-conductual (TCC), ayuda a las personas a reconocer y cambiar sus pensamientos y conductas negativas; en el caso de la depresión postparto se ha visto como una de las terapias beneficiosa como tratamiento psicológico además de la farmacología que siempre deberá ser recetada por el profesional médico.

¿Si no trato una depresión postparto se soluciona sola?

Desgraciadamente una depresión postparto puede durar meses o años, y como consecuencia puede afectar a la salud de la madre y las relaciones de pareja,  familiares, sociales y laborales. Además puede afectar al bebé de manera que en el futuro pueden aparecer alteraciones de comportamiento.

Inmaculada Costa Ortí

Psicóloga CV06919

ICTUS ISQUÉMICO Y HEMORRÁGICO

¿Sabes qué es un ictus?

Pues un ictus es una interrupción repentina, brusca, del aporte de sangre al cerebro que provoca un daño neuronal.

¿A qué es debida esta interrupción?

Pues es debida a un bloqueo  por un coágulo que impide el avance de la sangre o a la rotura de un vaso cerebral que provoca una hemorragia.

¿Cómo detecto un ictus?

Existes tres síntomas clave que se dan de manera brusca:

  • pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo
  • dificultad para hablar
  • caida de la boca (boca torcida)

En ocasiones otros síntomas que acompañan son alteración de la vista y vértigo o dolor de cabeza

¿Qué secuelas puede tener un ictus?

Los efectos de un ictus pueden ser múltiples y de distinta gravedad dependiendo de la gravedad de la lesión y la zona cerebral donde se haya ocasionado.

De manera general los efectos son los siguientes

  • Discapacidad en el movimiento con pérdida de fuerza
  • Trastornos visuales con pérdida de visión en la mitad del campo visual.
  • Trastornos del lenguaje con dificultad para articular palabras, incapacidad para Comprender o emitir algún tipo de lenguaje adecuado.
  • trastornos de la sensibilidad
  • Deterioro cognitivo con disminución de la memoria, orientación, atención, cálculo, lógica…
  • Cambio de caracter
  • Aparición de síntomas depresivos

¿Se puede rehabilitar estos problemas?

Es importante que se inicie la rehabilitación t de un ictus de manera inmediata ya que la mayor parte de la recuperación ocurre durante los 3 primeros meses y a partir de ahí ésta ocurre de manera más lenta.

¿Cuánto tiempo costará recuperarse?

En algunos pacientes la recuperación no es completa pues existen muchos factores que afectan al proceso como son la edad del paciente, la gravedad de las lesiones y la zona lesionada. Pero es importante mantener la rehabilitación hasta conseguir la mayor capacidad funcional del paciente

¿Qué objetivo tiene la rehabilitación neuropsicológica?

EL objetivo de la rehabilitación neuropsicológica es mejorar las funciones mentales que han resultado afectadas como consecuencia del daño cerebral, sobre todo, lenguaje, memoria, atención, percepción, motricidad, funciones ejecutivas, pensamiento y conducta emocional para conseguir devolver al paciente el nivel más alto de funcionamiento, la mayor independencia posible y reintegrarlo socialmente.

BENEFICIOS DEL MASAJE INFANTIL

masaje-infantil1

El masaje infantil está tomando mucha importancia en los últimos años y no es por casualidad, ya que esta técnica proporciona muchos beneficios tanto a los niños como a los padres.

El masaje infantil tiene una gran tradición en muchas culturas, sobre todo, en la India donde las madres masajean a sus bebés desde antiguo.

En la actualidad, el masaje infantil se nutre tanto de las técnicas del masaje oriental  como de movimientos de reflexología y del masaje nórdico, consiguiendo así, estimular la totalidad del cuerpo y los sentidos del bebé.

Los beneficios de esta técnica repercuten a nivel fisiológico y psicoemocional siendo una técnica muy completa que cubre todo el ser de la persona.

A nivel fisiológico el tacto es fundamental para integrar la información procedente del exterior favoreciendo además el proceso de mielinización que se produce en los primeros años de vida. El sistema hormonal se ve afectado positivamente también, ya que se libera endorfinas.

El momento del masaje provoca una situación de tranquilidad manteniendo el equilibrio del sistema inmunológico, además de proporcionar seguridad emocional que redundará en beneficios psicoemocionales como autoconfianza, auto seguridad y fortalecimiento de los lazos entre padres e hijos.

Durante los primeros mese de vida el sistema gastrointestinal aún no está maduro por lo que es común la presencia de cólicos y gases. El masaje ayuda a este proceso de maduración  y a su regulación.

También ayuda a la regulación del sistema respiratorio cuando el masaje es dado en la zona del pecho y espalda.

Aporta mayor cantidad de oxígeno a la sangre y los movimientos ayudan tanto a relajar como a tonificar la musculatura.

Pero, además de todos estos beneficios fisiológicos, también aparecen beneficios a nivel emocional y psicológic

Con el masaje infantil disfrutaremos de un tiempo de intimidad con nuestro hijo que le ayudará a tomar conciencia de su cuerpo, sus límites, su relación con el exterior. Ayudará a conocer los límites, también, de los demás, respetándolos. Le dará confianza, seguridad y autoestima consiguiendo equilibrio emocional.

El masaje es un acto de comunicación entre padres e hijos. Esta comunicación, sin palabras, sólo con tacto y miradas, sonrisas y caricias, nutrirá los lazos de unión de la familia provocando también en el adulto la aparición y mantenimiento de vínculos afectivos que impedirán que exista mayor probabilidad de abandono físico o emocional.

Esta técnica no es exclusiva de madres e hijos, también el padre tiene un papel fundamental en el proceso, por lo que es sumamente importante que esta técnica sea aplicada tanto por las madres como por los padres, ya que los beneficios también los vivirán ellos.  Y tampoco es exclusiva para los bebés dado que, aunque es importante empezar con las técnicas incluso en recién nacidos de días, los movimientos se pueden prolongar durante toda la infancia consiguiendo, así mantener los beneficios obtenidos y prolongarlos durante toda la vida adulta de nuestros hijos consiguiendo formar a personas con empatía, respetuosas con los demás y con ellos mismos y con mayor estabilidad emocional.

 

Inmaculada Costa Ortí 

Psicóloga (CV 06919)

 

 

¿DEBERÍA IR AL PSICÓLOGO?

POSTPSICOLOGO¿De verdad necesito ir a un psicólogo? ¿Lo he pensado bien? Yo no estoy loca así que no lo necesito.

Podría quedar con una amiga… ¡Sí! ¡Con Olga! Puedo quedar con ella y tomar un café y contarle los problemas que tengo. Así me desahogo y saco fuera todo lo que me agobia.

Me ahorraría algo de dinero ya que la “sesión” valdría lo que vale un café….Me desahogo, estoy a gusto con una amiga y, además, barato….. ¿Qué más puedo pedir?

Olga me aconsejará desde el cariño y el afecto que me tiene. Después de todo, ella es mi mejor amiga y me conoce muy bien.

Pero… ¿es eso suficiente? ¿Realmente puedo solucionar mis problemas de esta manera?

Veamos… puede que… en un caso puntual, esto me sirva, pero…. ¿y si mi problema es de autoestima o tengo una depresión? o ¡puede que tenga ideas equivocadas y me comporte de una manera que no entiendo porque no soy capaz de hacerlo de otra forma! ¡Puede que no sepa relacionarme bien y que mis habilidades sociales no sean adecuadas!

Tal vez debería pensar en acudir a un psicólogo. En realidad no es que esté loca sino que no soy feliz conmigo misma, con mi vida…

Tal vez el problema sea algo mío, interno, o, tal vez, venga del exterior.

Tal vez sea algo que no sepa cómo afrontar, algo que me supere, algo que me hace sentir mal no sólo un día sino que me hace sentir mal un día tras otro, tras otro, tras otro….

Tal vez necesite algo más que desahogarme. Buscar una solución que mejore mi visión de mi misma, de los demás, que mejore mi calidad de vida, que me haga ser feliz.

Tal vez sí necesite acudir a un psicólogo. Después de todo, un psicólogo es un profesional experto en los mecanismos de la conducta y en el funcionamiento mental y emocional del ser humano.

El psicólogo conoce técnicas específicas para modificar esos comportamientos y pensamientos que me afectan, que me hacen sentir mal e infeliz.

Y ahora tengo que pensar… ¿Qué prefiero? ¿Un desahogo puntual o una solución duradera que me ayude a entender y afrontar mis problemas actuales y los que puedan venir en el futuro?