No pain, no gain. Sin dolor, no hay progreso

Hoy vamos a dedicar un  espacio de tiempo a  esa sensación tan agridulce de “trabajo bien realizado” que, sin lugar a dudas, todos  hemos sufrido alguna vez en nuestras carnes al hacer ejercicio y siempre nos lleva a la misma e inequívoca conclusión “que mal estoy físicamente”, LAS AGUJETAS.

A lo largo del tiempo han existido diferentes teorías sobre el origen de las agujetas y  la causa de su aparición, desde la acumulación de ácido láctico ,hasta la cristalización del mismo entre las fibras musculares. Parece que el avance de las técnicas ha concluido que se debe a una destructuración y daño tisular de las fibras contráctiles  a nivel de fascículo muscular que, para que nos entendamos, únicamente es apreciable a través de microscopio.

Este daño producido en el musculo se presenta a las 24-72 h tras la realización del ejercicio. En contra de lo que podemos imaginar, las llamadas micro roturas musculares se producen en la fase excéntrica del ejercicio, que es cuando dejamos el peso o volvemos a la posición de inicio del ejercicio de manera lenta y controlada.

Y aquí la explicación del titulo del  del articulo, la aparición de la microrotura responde a la necesidad del cuerpo de generar o construir  nuevas fibras mas grandes y potentes para soportar mejor el ejercicio realizado ya que ha percibido que este superaba sus posibilidades actuales, con el efecto estético de conseguir un musculo con mas tono y si te esfuerzas mucho mucho  y acompañas de una buena dieta, un musculo mas grande.

Qué hacer entonces con las agujetas?

  • La mejor forma de evitar las agujetas es ¡seguir entrenando! Eso sí, siempre después de dejar al menos 48 horas para que el músculo se recupere. Con el tiempo hay una adaptación y ya no se producen agujetas.
  • Calentar o estirar no evita las agujetas. De hecho, los estiramientos por sí solos pueden producir agujetas. Recuerda la primera vez que hiciste yoga.
  • Es un error tomar ibuprofeno u otros antiinflamatorios. Necesitas la inflamación para que tus músculos se reparen. Si te duele mucho, toma una aspirina.
  • Come y bebe. Tus músculos necesitan proteínas, carbohidratos y agua después del ejercicio.
  • El hielo no funciona. Si acaso, lo contrario: una sauna puede ayudar a que aumente la circulación de sangre y las agujetas duelan menos.
  • En cualquier caso, la mejor forma de acabar con el dolor del as agujetas es esperar dos días.

Nunca falla!!!

¿QUÉ SON LOS CALAMBRES?

¿Qué son los calambres?

Que tire la primera piedra quien no haya tenido un calambre en su vida. Ese “placer” de tirarse al suelo a mitad de la noche gritando y nombrando improperios mientras tu pareja te mira pensando que estás poseído. A la vez que, con poco éxito, intentamos hacer cualquier cosa para que ese dolor cese lo antes posible.

El calambre es, básicamente, una contracción violenta de un músculo, de carácter involuntario y aparición brusca. Suele aparecer ante un esfuerzo de alta intensidad, normalmente haciendo ejercicio, pero también es común su aparición a mitad de la noche.

No está clara su causa… lo más común es asociarlo a sobreesfuerzos, o a una pérdida de electrolitos sobretodo en el verano, acompañándose o no de ejercicio. También suelen aparecer ante patologías más serias, como ciertas enfermedades de los nervios o ante un fallo renal. En estos casos más graves, los calambres suelen ser un síntoma que se repite sin causa aparente, siendo necesaria la investigación médica pertienente.

Ante los calambres hay dos cosas que podríamos hacer, prevenir o actuar.

Se puede intentar prevenir de dos maneras: la primera sería realizar un ejercicio moderado, con una buena evolución y con una buena fase de calentamiento y de enfriamiento; la segunda sería tener una correcta hidratación en verano y aún más si se hace ejercicio, no limitándose a sólo beber agua. El uso de bebidas isotónicas (y no voy a entrar en marcas) nos ayudará a suplir esa pérdida y mantener un correcto equilibrio electrolítico.

Y falta actuar ante un calambre… bueno, la actuación es simple, hay que intentar estirar el músculo afectado por el calambre, aunque resulte doloroso en ese mismo momento. Por lo demás, las molestias suelen durar unas 24 horas, con una recuperación completa tras este tiempo.

Sin duda, much@s conoceréis esta sensación de la que he hablado, y si no la conocéis… qué suerte tenéis.

David Hernández Guillén

Fisioterapeuta

Prof. Asociado Univ. Valencia

Me han detectado una protrusión… ¿Y ahora qué?

Después de un buen tiempo, donde ha imperado la formación antes que la devoción, vamos a retomar el tema de los posts desde la Clínica I+D, empezando por el tema de las controvertidas protusiones.

La protrusión es una lesión que se ha utilizado en múltiples ocasiones como diagnóstico principal para diagnosticar dolencias osteomusculares de espalda. Se suele detectar tras realizar una resonancia magnética, en donde se observa un abombamiento anormal del disco que se encuentra situado entre las vértebras. Estos discos se encuentran por toda nuestra columna y tienen una función de amortiguar los impactos y de ayudar al movimiento de nuestro tronco.En el supuesto de que esta patología continuara evolucionando y se abombara más, entonces estaríamos hablando de una hernia, pero esa es otra historia.

Lo primero que hay que aclarar es que no parece existir evidencia entre dolor cervical o lumbar y la presencia de protrusiones1. Han sido (y serán) múltiples las ocasiones en las que hallar una protrusión es la única justificación que se utiliza para diagnosticar una dolencia en la zona cervical o lumbar sobretodo, no siendo así del todo correcto.

¿Entonces por qué me dicen que mi dolor es debido a la presencia de la protrusión?

En ocasiones, los profesionales sanitarios, al observar una imagen, lo que hacemos es buscar alteraciones de la normalidad, y la presencia de una protrusión no se suele ajustara lo que se considera normal. El fallo en esta situación, radica en que se suele olvidar preguntar cosas tan importantes al paciente como los hábitos diarios, de ejercicios, laborales, etc., los cuales, sí que suelen tener una relación más directa con el dolor que la presencia de una protrusión2.

Me gustaría utilizar un punto de vista algo menos preocupante, a mí me gusta ver la protrusión más que como una lesión simplemente como una degeneración normal asociada a la edad y al desgaste típico laboral/deportivo. Viéndolo así, nos puede ayudar a quitarle importancia a este concepto tan a menudo mal utilizado.

Por último, remarcar que lo más importante ante una protrusión es no alarmarse, ya que el dolor puede tener otras muchas causas. También se podría dar el caso de que la protrusión ya estuviera presente antes que apareciera el dolor y que fuera asintomática, o sea, que no doliera. Si aun así vemos que es algo que nos puede preocupar en exceso, mi recomendación siempre será el acudir a vuestro fisioterapeuta de confianza el cual, sin lugar a dudar, estará encantado de ayudaros.

Espero haber servido de ayuda sobre este tema.

David Hernández Guillén

Fisioterapeuta Clínica I+D

  1. Quiroz-Moreno R, Lezama-Suarez G, Gomez-Jimenez C. Alteraciones discales de columna lumbar identificadas por resonancia magntica en trabajadores asintomticos. Revista Mdica del Instituto Mexicano del Seguro Social. 2008;46(2).
  2. Salinas-Asensio M. Relacin entre los hbitos de vida y algunos parmetros inflamatorios y oxidativos en pacientes con patologa osteomuscular. . 2017.

BENEFICIOS DEL MASAJE INFANTIL

masaje-infantil1

El masaje infantil está tomando mucha importancia en los últimos años y no es por casualidad, ya que esta técnica proporciona muchos beneficios tanto a los niños como a los padres.

El masaje infantil tiene una gran tradición en muchas culturas, sobre todo, en la India donde las madres masajean a sus bebés desde antiguo.

En la actualidad, el masaje infantil se nutre tanto de las técnicas del masaje oriental  como de movimientos de reflexología y del masaje nórdico, consiguiendo así, estimular la totalidad del cuerpo y los sentidos del bebé.

Los beneficios de esta técnica repercuten a nivel fisiológico y psicoemocional siendo una técnica muy completa que cubre todo el ser de la persona.

A nivel fisiológico el tacto es fundamental para integrar la información procedente del exterior favoreciendo además el proceso de mielinización que se produce en los primeros años de vida. El sistema hormonal se ve afectado positivamente también, ya que se libera endorfinas.

El momento del masaje provoca una situación de tranquilidad manteniendo el equilibrio del sistema inmunológico, además de proporcionar seguridad emocional que redundará en beneficios psicoemocionales como autoconfianza, auto seguridad y fortalecimiento de los lazos entre padres e hijos.

Durante los primeros mese de vida el sistema gastrointestinal aún no está maduro por lo que es común la presencia de cólicos y gases. El masaje ayuda a este proceso de maduración  y a su regulación.

También ayuda a la regulación del sistema respiratorio cuando el masaje es dado en la zona del pecho y espalda.

Aporta mayor cantidad de oxígeno a la sangre y los movimientos ayudan tanto a relajar como a tonificar la musculatura.

Pero, además de todos estos beneficios fisiológicos, también aparecen beneficios a nivel emocional y psicológic

Con el masaje infantil disfrutaremos de un tiempo de intimidad con nuestro hijo que le ayudará a tomar conciencia de su cuerpo, sus límites, su relación con el exterior. Ayudará a conocer los límites, también, de los demás, respetándolos. Le dará confianza, seguridad y autoestima consiguiendo equilibrio emocional.

El masaje es un acto de comunicación entre padres e hijos. Esta comunicación, sin palabras, sólo con tacto y miradas, sonrisas y caricias, nutrirá los lazos de unión de la familia provocando también en el adulto la aparición y mantenimiento de vínculos afectivos que impedirán que exista mayor probabilidad de abandono físico o emocional.

Esta técnica no es exclusiva de madres e hijos, también el padre tiene un papel fundamental en el proceso, por lo que es sumamente importante que esta técnica sea aplicada tanto por las madres como por los padres, ya que los beneficios también los vivirán ellos.  Y tampoco es exclusiva para los bebés dado que, aunque es importante empezar con las técnicas incluso en recién nacidos de días, los movimientos se pueden prolongar durante toda la infancia consiguiendo, así mantener los beneficios obtenidos y prolongarlos durante toda la vida adulta de nuestros hijos consiguiendo formar a personas con empatía, respetuosas con los demás y con ellos mismos y con mayor estabilidad emocional.

 

Inmaculada Costa Ortí 

Psicóloga (CV 06919)

 

 

¿POR QUÉ CADA VEZ QUE VOY AL FISIOTERAPEUTA ME MANDA EJERCICIOS PARA CASA?

terapeutico

En Clínica i + d, consideramos el ejercicio terapéutico como una herramienta fisioterapéutica clave para mejorar y prevenir multitud de patologías, especialmente aquellas recurrentes y/o que cursan con dolor crónico musculoesquelético .

Cada vez más estudios científicos avalan la prescripción de ejercicios como parte del tratamiento ( Smidt, 2002;  Taylor, 2007) pero,  ¿Qué entendemos por  Ejercicio Terapeútico?

“Es la prescripción de un programa de actividad física que involucra al paciente en la tarea voluntaria de realizar una contracción muscular y/o movimiento corporal con el objetivo de aliviar los síntomas, mejorar  la función o mejorar, mantener o frenar el deterioro de la salud”. (Taylor 2007)( Australian Journal Physiotherapy)

Cada paciente presenta unas características fisiológicas, biomecánicas, musculoesqueléticas, cognitivas y afectivas únicas, por tanto, el programa de actividad física terapéutica siempre se realiza de forma individualizada.

Los profesionales de Clínica i + d prescriben los ejercicios más adecuados después de realizar un análisis morfoestático y biomecánico para detectar descompensaciones, limitaciones funcionales o patologías del aparato locomotor.

“La falta de actividad destruye la buena condición de todo ser humano, mientras que el movimiento y el ejercicio físico lo conserva”. Platón.

Inés Sáez Muñoz

Fisioterapeuta Col. 5111

¿TENGO UNA CONTRACTURA?

SIGAMOS EXPLICANDO PATOLOGÍAS… LA TÍPICA CONTRACTURA

Me duele la espalda y creo que tengo una contractura.

cuello-dolorr

La mayoría de veces este auto diagnóstico es correcto, no porque todos los dolores sean ocasionados por ellas, si no porque están presentes en la mayoría de problemas músculo-esqueléticos.

Vamos a partir de la definición de contractura:

 Estado de rigidez o de contracción permanente, involuntaria y duradera de uno o más músculos.”

Si nos fijamos estamos hablando de una situación en la que no tenemos control de aquello que usamos para mover las diferentes partes de nuestro cuerpo, o sea, aparece de manera involuntaria y se mantiene en el tiempo de manera indeterminada, muchas veces relacionado con la lesión o causa que la haya originado.

¿Y por qué aparecen las contracturas?

 A ver, las causas son múltiples, desde problemas de tensión, malas posiciones, malos gestos, sobreesfuerzos, estrés, accidentes de tráfico, etc. Vamos un sin fin de causas posibles e imaginables.

Lo que me gustaría dejar claro es la principal función de la contractura en el cuerpo, el por qué el cuerpo hace aparecer esas contracturas tan molestas… su principal objetivo es la PROTECCIÓN, básicamente busca inmovilizar una zona (como cuando has tenido un accidente de tráfico y te ponen el típico collarín) con el fin de que no se siga “dañando” por decirlo de alguna manera.

¿Entonces las contracturas son buenas?

Buenas, buenas no se podría decir que lo son, yo no he dicho eso, simplemente he dicho que ese es el objetivo del cuerpo. La idea es buena, tenemos un segmento del cuerpo que duele y entonces creo mi propio collarín o faja o lo que sea… no está mal, ¿verdad?

El problema aparece cuando esa contractura se mantiene en el tiempo y nos empieza a “incordiar” de manera irritante, eso nos lleva al dolor y el dolor nos lleva a movernos menos, lo cual nos va a hacer entrar en un círculo vicioso de dolor e inmovilización, y ahí es donde esa contractura se puede mantener en el tiempo.

Este último punto es el más importante de todos, la contractura nos limita la movilidad y eso es lo que nos perpetúa el problema y el dolor. La función del fisioterapeuta es quitar esa contractura para que podamos recuperar la movilidad, ya sea del segmento o de la parte del cuerpo que “nos haya inmovilizado” y así poder solucionar el problema.

 Concluyendo…

Las contracturas tienen su fin en el cuerpo, pero ignorarlas y dejarlas mucho tiempo, incluso tratarlas sólo con medicación, la mayoría de las veces no va a hacer que mejoren por sí solas y ahí es donde entramos nosotros, vuestros amigos los fisioterapeutas, con todo nuestro abanico de técnicas para poder tratar ese problema y aconsejaros en cual es la mejor solución para cada caso.

Espero que os haya sido de ayuda.

PD: En este post he decidido hablar de la “típica” contractura de espalda o de origen músculo-esquelético que solemos sufrir casi todo el mundo, pero existen otros muchos orígenes que ocasionan este problema, a veces mucho más serios, no he querido abordarlos en esta ocasión porque prefiero dejarlos para más adelante.

 David Hernández Guillén

Fisioterapeuta y Osteópata.

Prof. Asociado EU Fisioterapia de Valencia.