BENEFICIOS DEL MASAJE INFANTIL

masaje-infantil1

El masaje infantil está tomando mucha importancia en los últimos años y no es por casualidad, ya que esta técnica proporciona muchos beneficios tanto a los niños como a los padres.

El masaje infantil tiene una gran tradición en muchas culturas, sobre todo, en la India donde las madres masajean a sus bebés desde antiguo.

En la actualidad, el masaje infantil se nutre tanto de las técnicas del masaje oriental  como de movimientos de reflexología y del masaje nórdico, consiguiendo así, estimular la totalidad del cuerpo y los sentidos del bebé.

Los beneficios de esta técnica repercuten a nivel fisiológico y psicoemocional siendo una técnica muy completa que cubre todo el ser de la persona.

A nivel fisiológico el tacto es fundamental para integrar la información procedente del exterior favoreciendo además el proceso de mielinización que se produce en los primeros años de vida. El sistema hormonal se ve afectado positivamente también, ya que se libera endorfinas.

El momento del masaje provoca una situación de tranquilidad manteniendo el equilibrio del sistema inmunológico, además de proporcionar seguridad emocional que redundará en beneficios psicoemocionales como autoconfianza, auto seguridad y fortalecimiento de los lazos entre padres e hijos.

Durante los primeros mese de vida el sistema gastrointestinal aún no está maduro por lo que es común la presencia de cólicos y gases. El masaje ayuda a este proceso de maduración  y a su regulación.

También ayuda a la regulación del sistema respiratorio cuando el masaje es dado en la zona del pecho y espalda.

Aporta mayor cantidad de oxígeno a la sangre y los movimientos ayudan tanto a relajar como a tonificar la musculatura.

Pero, además de todos estos beneficios fisiológicos, también aparecen beneficios a nivel emocional y psicológic

Con el masaje infantil disfrutaremos de un tiempo de intimidad con nuestro hijo que le ayudará a tomar conciencia de su cuerpo, sus límites, su relación con el exterior. Ayudará a conocer los límites, también, de los demás, respetándolos. Le dará confianza, seguridad y autoestima consiguiendo equilibrio emocional.

El masaje es un acto de comunicación entre padres e hijos. Esta comunicación, sin palabras, sólo con tacto y miradas, sonrisas y caricias, nutrirá los lazos de unión de la familia provocando también en el adulto la aparición y mantenimiento de vínculos afectivos que impedirán que exista mayor probabilidad de abandono físico o emocional.

Esta técnica no es exclusiva de madres e hijos, también el padre tiene un papel fundamental en el proceso, por lo que es sumamente importante que esta técnica sea aplicada tanto por las madres como por los padres, ya que los beneficios también los vivirán ellos.  Y tampoco es exclusiva para los bebés dado que, aunque es importante empezar con las técnicas incluso en recién nacidos de días, los movimientos se pueden prolongar durante toda la infancia consiguiendo, así mantener los beneficios obtenidos y prolongarlos durante toda la vida adulta de nuestros hijos consiguiendo formar a personas con empatía, respetuosas con los demás y con ellos mismos y con mayor estabilidad emocional.

 

Inmaculada Costa Ortí 

Psicóloga (CV 06919)

 

 

Los comentarios están cerrados.