¿QUÉ SON LOS CALAMBRES?

¿Qué son los calambres?

Que tire la primera piedra quien no haya tenido un calambre en su vida. Ese “placer” de tirarse al suelo a mitad de la noche gritando y nombrando improperios mientras tu pareja te mira pensando que estás poseído. A la vez que, con poco éxito, intentamos hacer cualquier cosa para que ese dolor cese lo antes posible.

El calambre es, básicamente, una contracción violenta de un músculo, de carácter involuntario y aparición brusca. Suele aparecer ante un esfuerzo de alta intensidad, normalmente haciendo ejercicio, pero también es común su aparición a mitad de la noche.

No está clara su causa… lo más común es asociarlo a sobreesfuerzos, o a una pérdida de electrolitos sobretodo en el verano, acompañándose o no de ejercicio. También suelen aparecer ante patologías más serias, como ciertas enfermedades de los nervios o ante un fallo renal. En estos casos más graves, los calambres suelen ser un síntoma que se repite sin causa aparente, siendo necesaria la investigación médica pertienente.

Ante los calambres hay dos cosas que podríamos hacer, prevenir o actuar.

Se puede intentar prevenir de dos maneras: la primera sería realizar un ejercicio moderado, con una buena evolución y con una buena fase de calentamiento y de enfriamiento; la segunda sería tener una correcta hidratación en verano y aún más si se hace ejercicio, no limitándose a sólo beber agua. El uso de bebidas isotónicas (y no voy a entrar en marcas) nos ayudará a suplir esa pérdida y mantener un correcto equilibrio electrolítico.

Y falta actuar ante un calambre… bueno, la actuación es simple, hay que intentar estirar el músculo afectado por el calambre, aunque resulte doloroso en ese mismo momento. Por lo demás, las molestias suelen durar unas 24 horas, con una recuperación completa tras este tiempo.

Sin duda, much@s conoceréis esta sensación de la que he hablado, y si no la conocéis… qué suerte tenéis.

David Hernández Guillén

Fisioterapeuta

Prof. Asociado Univ. Valencia